Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Equipo | Donativos E-Mail E-mail   Disclaimer Disclaimer  
       7141 escritores - 2773 compositores - 2136 directores - 1277 pintores - 1098 arquitectos - 15372 textos literarios  
 
Tommaso_Landolfi Héctor_Bianciotti Cyriel_Buysse Holger_Drachmann Victoria_Kent Ernest_Hemingway Roger_Martin_du_Gard Robert_Louis_Stevenson Olga_Tokarczuk Sam_Shepard Larissa_Reissner Jules_Verne
    
                  
 
 



Música de la semana

Gabriel Fauré
(Francia, 1845-1924)
Elegía para cello y orquesta op. 24 (1883)

Banda sonora de la semana

Dos mujeres, 2017
(Grégoire Hetzel)
Escuchar

Compositor de la semana

Hummie Mann
(EEUU, 1955)
Escuchar

Escenas inolvidables de la historia del cine

Cría cuervos, 1975
(Carlos Saura)
Ver



Texto de la semana

Tom Wolfe
(EEUU, 1930-2018)
Todo un hombre (fragmento)
"El padre de Inman había levantado una compañía farmacéutica en una época en que ni siquiera era un sector conocido; e Inman la había convertido en un conglomerado químico, Armaxco. En ese momento no le hubiera importado estar en el pellejo de Inman. Armaxco tenía tal magnitud, estaba tan diversificado e implantado, que se hallaba a prueba de ciclos. Seguramente Inman podía echarse a dormir durante veinte años, y Armaxco seguiría resoplando y acuñando dinero. De todos modos, Inman no tenía intención de perderse un solo segundo de actividad. Le gustaban demasiado aquellas reuniones directivas, le gustaba demasiado estar en el estrado en todos aquellos banquetes, le gustaban todos aquellos homenajes a Inman Armholster, el gran filántropo, todos aquellos viajes al norte de Italia, el sur de Francia y sabía Dios a qué otros sitios en el Falcon 900 de Armaxco, todos aquellos empleados dando botes cada vez que él movía un dedo. Con el respaldo de una estructura corporativa como la de Armaxco, Inman podía permanecer en ese trono en el que estaba arrellanado todo el tiempo que le diera la gana o hasta que acabara de engullir el último bocado de pierna de cordero con gelatina de menta que quisiera concederle Dios, mientras que él, Charlie, era un hombre orquesta. Un promotor inmobiliario era eso, ¡un hombre orquesta! Tenías que vender el mundo… ¡solo! Antes de prestarte todo el dinero era necesario que creyeran en… ¡ti! Tenían que pensar que eras una especie de genio perfecto y omnipotente. No «mi compañía», sino ¡yo y sólo yo! Su error era que había empezado a creérselo… ¿Por qué se le habría ocurrido construir en el condado de Cherokee un complejo de uso mixto coronado por una torre de cuarenta y ocho pisos y bautizarlo con su propio nombre? ¡Croker Concourse! Ningún otro promotor de Atlanta se había atrevido a exhibir de tal modo su ego, lo tuviera o no. Y en ese momento ahí estaba ese maldito monstruo, vacío en un sesenta por ciento de su capacidad y convertido en una verdadera sangría de dinero. Esa profunda inquietud se encendió como una inflamación. No podía permitir que ocurriera… no, no en una mañana perfecta para cazar codornices en Termtina. "

Novedades
Página optimizada para una resolución de 1024 x 768 - copyright © 1998-2018, epdlp. Todos los derechos reservados