Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Barcelona E-Mail E-mail   Colaboraciones Textos   Disclaimer Disclaimer  
    El Poder de la Palabra es un sitio cultural que comenzó su andadura en 1998 mostrando diferentes autores literarios. El sitio web fue creciendo y se amplió con lo mejor de otras áreas de la cultura, arte, arquitectura, cinematografía y música. La base de datos con la información contenida no para de crecer, pero lamentablemente el coste cada vez mayor del servidor nos obliga a pedir donativos para pagar el servicio de alojamiento. Gracias a todos.
       4979 escritores - 2376 compositores - 1747 directores - 1110 pintores - 701 arquitectos  
 
Tommaso_Landolfi Héctor_Bianciotti Cyriel_Buysse Holger_Drachmann Victoria_Kent Ernest_Hemingway Roger_Martin_du_Gard Robert_Louis_Stevenson Olga_Tokarczuk Sam_Shepard Larissa_Reissner Jules_Verne
    
 

ARTE
De la A a la Z
Por Epoca
Por Países
Por Obra
Museos

MUSICA
De la A a la Z
Por Epoca
Por Países
Por Obra
Cantantes
Intérpretes
Bailarines
Orquestas
Top Clásica
Operas
Teatros
Álbumes

ARQUITECTURA
De la A a la Z
Por Epoca
Por Países
Por Edificio
Ciudades
Rascacielos

CINE
Compositores
Directores
Galardones
Films
Escenas

OTROS
Equipo Epdlp
Nos Felicitan
Agenda
FAQ

4979 escritores
2376 composit.
1747 directores
1110 pintores
701 arquitectos
147 cantantes
110 intérpretes
117 escultores

9940 textos
8327 films
5360 edificios
5334 obras arte
3503 composic.
676 óperas
381 álbumes
170 galardones
 



Música de la semana
Arthur Meulemans
(Bélgica, 1884-1966)
Noche de Mayo (1910)

Banda sonora de la semana
El mundo del mañana, 2015
(Michael Giacchino)
Escuchar
Compositor de la semana
Lim Giong
(Taiwán, 1964)
Escuchar

Escenas inolvidables de la historia del cine
Los Santos Inocentes, 1983
(Mario Camus)
Ver



Texto de la semana
Óscar Collazos
(Colombia, 1942-2015)
Batallas en el Monte de Venus (fragmento)
" No quedaba casi nada de la integridad de Upegui, sólo seguía a salvo su innegable éxito de constructor. Verónica había sentido una refrescante brisa de alivio cuando la conversación tomó otro rumbo. Nadie volvió a pronunciar el nombre de La Tarzana. Le quedó el escozor de la intriga. ¿Quién era La Tarzana? Podría haber salido de la sala con cualquier pretexto e identificar a la acompañante de Upegui. No lo hizo. En medio de cuatro hombres, no valía la pena más certeza que la felicidad de saberse el centro de atención. No volvió a rechazar los discretos avances de Pradilla. A un hombre no se le pone en ridículo delante de sus amigos, no se hiere la vanidad de un hombre poniendo en evidencia su fanfarronería o restándole importancia a su prestigio de conquistador, pues no era otro el prestigio de Pradilla, un seductor irresistible, rodeado siempre de bellas mujeres. Si invertía los términos de la evidencia, le convenía dar a entender que era la nueva presa de este hombre, sin duda atractivo e inteligente. No había intervenido en el chismorreo que decapitó a Upegui y coronó de glorias licenciosas a La Tarzana. Era un hombre discreto, no era fanfarrón como el Gordis, en todo momento agarrado a la cintura de su amiga, en todo momento entregado al besuqueo, como quien muestra a los demás los atributos de su conquista. Así que aceptó la aproximación del nuevo amigo, la mano que tomaba su mano, la suave caricia en su piel, el brazo que distraídamente acariciaba su cuello o los dedos que se entretenían ensortijando sus cabellos rizados. "

Novedades

Cumplen años
 
Página optimizada para una resolución de 1024 x 768 - copyright © 1998-2015, epdlp. Todos los derechos reservados