Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Donativos E-Mail E-mail   Colaboraciones Textos   Disclaimer Disclaimer  
        
  : : : : : Dionisio Solís - Dionisio Villanueva y Ochoa : : : : :
  Dionisio Solís

    - Dionisio Villanueva y Ochoa -
   (España, 1774-1834)
  Cómico, violinista y autor teatral nacido en Córdoba, cuyo verdadero nombre era Dionisio Villanueva y Ochoa. Estudió poética y retórica y desde 1793 hasta su fallecimiento trabajó como apuntador en la Compañía de Teatro de la Cruz. Aunque hombre pacífico y juicioso, y a pesar de la ninguna importancia de su posición, su ardiente patriotismo, que le llevó á tomar las armas y a combatir en Ucles por la independencia de España, y sus ideas liberales, moderada y candorosamente manifestadas, no dejaron de acarrearle disgustos, destierros y persecuciones por parte del Gobierno del Rey absoluto. Cualquiera que sea la opinión que tengamos sobre la necesidad o conveniencia de la refundición de comedias del teatro español del siglo XVII, no se ha de negar que, durante el primer tercio del siglo XIX, en que prevalecía el seudo-clasicismo francés, las más hermosas joyas de nuestros dramaturgos castizos se hubieran arrumbado y olvidado sin aparecer en la escena, a no haber alguien que piadosa, hábil y discretamente las ajustase al gusto moderno y a las reglas de moda. Esto supo hacer Solís, y por esto merece honrosa conmemoración y no corto aplauso. Por él revivieron en la escena y fueron gustadas y aplaudidas La villana de Vallecas, La celosa de sí misma, García del Castañar, El rico hombre de Alcalá, El Alcalde de Zalamea, Marta la piadosa, Por el sótano y por el torno, El escondido y la tapada y otras muchas obras que refundió con tino, imitando primorosa y diestramente el estilo y el lenguaje de los antiguos autores. Compuso también Solís tragedias y comedias originales a las que Hartzenbuch atribuye no escaso mérito. Tello de Neira y Blanca de Borbón, fueron las tragedias. Fueron las comedias La pupila y Las literatas. Ni tragedias ni comedias originales llegaron a representarse nunca. Su más celebrada y hasta admirada labor dramática, fue su traducción en verso del Orestes de Alfieri. Como lírico fue un poeta fácil, espontáneo y agradable. Sujetándose al gusto de su tiempo, siguió a Meléndez y a Metastasio en sus composiciones idílicas y amorosas, pero en las más de ellas resalta y prevalece algo de popular y de castizo, que recuerda la lozanía y la franca ingenuidad de los mejores romances y letrillas del siglo XVII. Graciosa muestra de ello es La pregunta de la niña.  © Juan Valera

Textos:


A un cortesano
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved