Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Equipo | Nos Felicitan | Donativos E-Mail E-mail   Disclaimer Disclaimer  
        
  : : : : : Henri Focillon : : : : :
  Henri Focillon

   (Francia, 1881-1943)
Focillon
  Historiador del arte francés, nacido en Dijon. Cursó sus primeros estudios universitarios en la Sorbona y en la Escuela Superior, donde pronto orientó sus estudios e inquietudes hacia la historia del arte. Su tesis doctoral versó sobre Piranesi, grabador y arquitecto italiano del siglo XVIII. Antes de ingresar como profesor en la Universidad de Lyon en el año 1913, estuvo dando clases en Bourges y Chartres. Entre los años 1913-24 empezó a escribir artículos de crítica de arte y ensayos literarios, además de involucrarse en el activismo político del momento. También dirigió el museo de Bellas Artes de la misma ciudad. Aún así, tuvo tiempo para investigar sobre Benvenuto Cellini y sobre Rafael, y publicar dos volúmenes sobre la pintura francesa del siglo XIX y comienzos del XX. En el año 1925 fue llamado por la Sorbona para suceder en la cátedra al eminente historiador de arte medieval Emile Male. Permaneció en la prestigiosa universidad parisina hasta el año 1937. Entre los años 1937-39 fue profesor del Colegio de Francia, cargo en el que sucedió a su gran amigo Paul Valery. Debido al clima prebélico que sacudía a Europa, se refugió en los Estados Unidos, donde impartió clases en la Universidad de Yale, y posteriormente pasó a presidir la Fundación Dumbarton Oaks de Washington. Orador prestigioso y escritor de una rara y elegante cualidad, Focillón revolucionó la forma de ver y entender el arte en general. En su más original obra, titulada La vida de la formas (1934), describe su metodología y su doctrina en relación con la obra de arte. Más que nada, propone un pensamiento estético y filosófico riguroso. Con esta obra fundamental, se oponía frontalmente a las teorías en boga, tales como el determinismo social o el historicismo de la Escuela de Viena, así como también se enfrentó con las teorías iconoclastas propugnadas por otro gran historiador del arte, Erwin Panofsky. Otra obra fundamental de Focillon fue la titulada El año mil, obra póstuma publicada en el año 1952. En este estudio el autor explica la importancia que tuvo el año 1000 en la Edad Media, no sólo por los famosos terrores apocalípticos que se suponían iban a suceder con su advenimiento y que llenaron de pavor a las poblaciones. La medida real de la importancia de este trabajo radica en que el año 1000 constituyó una fecha capital e importante desde el punto de vista cultural para el Occidente medieval. Es una fecha de inflexión, donde tradiciones, influencias y experiencias, se combinan. El Oriente, el Mediterráneo y el Occidente actúan en mutua relación, gracias a una serie de factores, pero sobre todo por unos personajes que destacan y actúan como puente de transmisión cultural. Decía Focillon que "la historia no está hecha sólo de corrientes, acontecimientos y estructuras, sino que está hecha esencialmente de valores humanos, de hombres". Además de las obras ya referidas, destacan dentro de la producción bibliográfica de Focillon los siguientes trabajos, Hokusai (1924), El arte de los escultores románicos (1932), Pinturas románicas de las iglesias de Francia (1938) y Piero della Francesca (1951).  © Carlos Herráiz

Textos:


La vida de las formas (fragmento)
Página optimizada para una resolución de 1920 x 1080 (125%) - copyright © 1998-2019, epdlp. Todos los derechos reservados